En el foro

We have 101 guests and 0 members online
    Publicidad

    Atención, se abre en una ventana nueva. PDFImprimirCorreo electrónico

    Noticias - Windows

    El día de ayer sonaron las sirenas en la escena Linux al darse  a conocer que posiblemente Redmond estaba "entorpeciendo" la instalación de sistemas operativos adicionales en los equipos certificados para uso de Windows 8. Hoy nos enteramos que Microsoft apaga el fuego, pero antes de pasar a estas declaraciones repasemos lo que aconteció el día de ayer.

    Matthew Garrett, un desarrollador de Red Hat, puso en alerta a la comunidad Linux mediante una entrada en su blog. En dicho escrito, Matt (así le decimos sus amigos) menciona que Windows 8 requiere que "todo el firmware y software en el proceso de arranque debe estar firmado por un certificado de autoridad confiable". Lo anterior se traduce en que los equipos con UEFI deben tener la opción de arranque seguro activada y sí un OS no tiene certificado simplemente no arrancara.

    Como saben, hay sabores de Linux que no podrás instalar en estos equipos debido a que no cuentan con la mentada firma para que el UEFI les dé el pase. Muchos saben que el UEFI se puede desactivar, pero como menciona Garrett en su blog, "la experiencia indica que muchos vendedores de firmware y OEMs solo proveen el mínimo de funcionalidad en el firmware para su mercado". Lo anterior se traduce, según Garrett, en que puede o no venir habilitada la opción de desactivar el arranque seguro, dejando al usuario imposibilitado para instalar lo que se le pegue en gana. Esto puso en alerta a la comuna linuxera y comenzó la guerra.

    Hoy Redmond ya respondió e indicó que está "trabajando con su ecosistema de OEMs para proveer la flexibilidad requerida en estos casos". En otras palabras, vendrá la opción de desactivar el arranque seguro. Sin embargo, menciona que por default sí vendrá habilitada la opción para brindarle al usuario "la mejor experiencia primero" y que después si éste decide, pueda cambiar.

    Publicidad